ATU: El reto de eliminar las rutas de transporte superpuestas que circulan en Lima

ATU: El reto de eliminar las rutas de transporte superpuestas que circulan en Lima

La creación de la Autoridad Autónoma de Lima y Callao (ATU) –que tuvo luz verde la semana pasada del Congreso– conlleva a grandes retos con miras a mejorar el sistema de transporte urbano cuya congestión se ha agudizado en los últimos años, generando S/ 27,000 millones al año en pérdidas económicas.

Justamente la función de la ATU será “planificar, regular, gestionar, supervisar, fiscalizar y promover la eficiente operatividad del sistema integrado de transporte de Lima y Callao, para lograr una red integrada de servicios de transporte terrestre urbano masivo de pasajeros de elevada calidad y amplia cobertura” de acuerdo al texto aprobado por el parlamento.

Así, con la mirada a puesta a cambiar el ‘estado de coma’ en la que se encuentran las calles de Lima y Callao, una de las primeras tareas que deberá abordar la ATU será la de eliminar las rutas de transporte urbano superpuestas que operan en la capital, y que generan congestión vehicular, explicó a Gestión.pe el gerente general de la Fundación Transitemos, Alfonso Flórez.

De acuerdo a datos de la Municipalidad Metropolitana de Lima, a noviembre de 2018 cerca de 350 rutas conforman el Plan Regulador conocido como “rutas convencionales”.

De esto número global, según la Fundación Transitemos muchas son superpuestas, es decir, que cuentan con autorización de la Municipalidad de Lima para operar, pero también con autorización expedida por la Municipalidad del Callao para transitar por las calles de la capital.

A lo que se suma, las 268 las empresas de transporte cuyas autorizaciones de rutas fueron ampliadas hasta diciembre de 2019 por la actual administración edil.

“Ese es el eterno problema entre Lima y el Callao, que ha ocurrido debido a que cada cada cuenta con autonomía para emitir  autorizaciones de rutas en favor de las empresas de transporte que ingresan así a operar por la calles de Lima. La ATU va a tener que analizar -con un estudio- qué pasará con la gran cantidad de rutas que generó que transiten en la capital cerca de 7,211 combis “, precisó.

En esa línea, explicó que a la superposición de rutas se añade la existencia de hasta 30 rutas informales en la capital como, por ejemplo, de Lima a Chorrillos a través de la Vía Expresa o de la avenida Colmena hacia el Callao en las llamadas taxi ‘loncheritas’.

Según Transitemos hay una inmensa cantidad de vehículos que no cuentan con autorización pero que brindan servicio de manera informal y cuya flota ha sido estimada en 100,000 unidades.

Al respecto, el ministro de Transporte y Comunicaciones, Edmer Trujillo Mori, adelantó a Gestión.pe que este estudio –para la elaboración del plan maestro de transporte urbano de Lima y Callao–estará listo entre noviembre y octubre de 2019.

“El contrato de consultoría (con el BID para la elaboración del estudio) tiene un plazo de dos años. Sin embargo, al término del primer año –eso significa a finales de 2019, entre noviembre y octubre de 2019– nosotros tendremos ya la información necesaria para ir tomando decisiones de fondo”, refirió el ministro.

No obstante, desde el MTC se asegura que no se esperara a los resultados de este estudio para ir tomándose medidas desde laATU, por el contrario las primeras decisiones que tomará esta Autoridad estarán relacionadas  al Metropolitano.

Los subsidios en el transporte urbano
Otro de los mandatos de la ATU una vez que este constituida, con los miembros de su Consejo Directivo elegido y su manual de organización y funciones plenamente establecido, que será -según el MTC- en abril de 2019 es la de “diseñar las políticas y planes de subsidio a favor de los servicios del sistema integrado de transporte urbano de Lima y Callao”.

Al respecto, el especialista de Transitemos comentó que para está política de subsidios se podría tomar como ejemplo la del Metro de Lima o la de otros países, aunque también puso en alerta que para su implementación el MEF deberá analizar de dónde sale el dinero, tomándose en cuenta que el presupuesto del 2019 esta casi aprobado.

“De acuerdo a la ley aprobada por el congreso, en 90 días deberá estar establecida esta política de subsidios, que podría ser similar el modelo del tren eléctrico o tomarse otros modelos como la de países europeos donde varía y se mueve entre un rango de 50% a 25%  -es decir- el 50% del pasaje es subsidiado en algunas ciudades mientras que en otras es el 25%”, detalló.

Por su parte, la especialista en regulación y gestión pública, María Jara, señaló que es difícil plantear un modelo de subsidio; no obstante consideró que esta permitirá que el pasaje sea más barato para las familias que viven en las periferias de la capital.

“La política de subsidio es vital dado que es el instrumento más potente para poder asegurar continuidad y sobre todo la calidad del servicio para el usuario. Si partiéramos de hacer un nuevo Metropolitano -por ejemplo- con subsidio y no como ocurre ahora que las tarifas sustentan toda la operación, podríamos asegurar más frecuencias de los buses; que tampoco se llenen tanto y que se pueda viajar con mayor confort”, afirmó la experta.

Agregó que actualmente las personas que viven en la periferia, es decir, en los conos pagan más por desplazamiento, ya que tienen que tomar una linea de bus para conectarse con el Metro o el Metropolitano y viceversa para regresar a sus casas.

“No obstante, la política de subsidio va a permitir hacer descuentos, en particular para las familias que viven en las periferias, lo que es lo más potente de la creación de la ATU: que hará posible que el pasaje sea más barato para las familias que viven en las periferias de la capital”, puntualizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *