Diseño de puentes en el Perú aún está en ‘Vías de Desarrollo’

Diseño de puentes en el Perú aún está en ‘Vías de Desarrollo’

@Daniel Robles Vives

Si bien es cierto el diseño de puentes es una de las etapas más importantes del proceso constructivo de este tipo de estructuras; en nuestro país aún persisten algunas falencias en relación a la normativa y los lineamientos que se encuentran estipulados en el Manual de Diseño de Puentes, documento emitido por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones – MTC a fin de brindar las pautas necesarias para el planeamiento, análisis y el diseño tanto de puentes carreteros y de puentes peatonales. Asimismo, la fiscalización de un adecuado cumplimiento de la normativa vigente es otro de los retos aún por superar puesto que la supervisión del diseño del proyecto, será un punto clave para garantizar un adecuado desarrollo de los proyectos, tanto en Lima como en provincia.

Normativa deficiente y desfasada

En el año 2003, el MTC publicó el Manual de Diseño de Puentes, el cual es una adaptación de las especificaciones de la American Associtation of State Highway and Transportation Officials (AASHTO), del año 1994; este Manual establece las condiciones generales para la preparación de un proyecto, así como las cargas a las que serán sometidas las estructuras, la resistencia de los materiales que la conforman, las deformaciones que se pueden producir y los métodos de análisis para evaluar su comportamiento con seguridad y estabilidad en su periodo de vida útil. Sin embargo, con el paso del tiempo los conocimientos técnicos han mejorado y la normativa AASHTO se ha ido actualizando constantemente; es así que algunas especificaciones han cambiado, a tal punto de desfasar a la versión de la cual hoy en día el Manual de Diseño de Puentes del MTC todavía ciñe sus lineamientos. César Aranis García-Rossel, ingeniero en el área estructural de puentes y docente en la UNI, precisa que es de vital importancia actualizar dicho documento, a fin de regular la construcción de este tipo de estructuras, sobre todo en los gobiernos regionales y municipales, donde se ven mayores falencias en conocimiento técnico y un mayor control en la ejecución de este tipo de obras.
“El Perú tiene una ingeniería de puentes muy modesta y poco desarrollada; el mayor problema lo vemos en los puentes administrados por los gobiernos regionales y municipios, esto en gran medida a la falta de conocimientos técnicos adecuados. Por otro lado, el actual Manual de Puentes, ya está desfasado, puesto que fue hecho a base de la AASHTO del año 94, por lo que es más que necesario actualizarlo y, paralelamente a ello, regular y garantizar el uso de la norma y el método de Diseño por Factores de Carga y Resistencia LRFD”, menciona el especialista. Sin embargo, este hecho no sería el único problema que tendría el actual Manual de Diseño de Puentes, puesto que
según menciona el Ing. Carlos Alonso Velasco, ingeniero civil y delegado de Arenas & Asociados en Perú, dicho
documento presenta algunos errores de traducción y ya se encuentra desactualizada en diversos aspectos técnicos. “El Manual de Puentes, es una copia o una copia traducción de la AASHTO del 94; sin embargo, hay algunos puntos en las que presenta errores de traducción y de formulación. Además, durante todos estos años la normativa se ha actualizado mucho y desde el 2007 se presentaron los mayores cambios en la AASHTO; hoy en día, en el mundo la gran mayoría de obras se trabajan con la normativa del 2012”, comenta el especialista quien además comenta que bajo esta normativa, se está generando una confusión en las obras, puesto que en los contratos se estipula que se debe considerar el Manual de Puentes y la última versión de la AASHTO; sin embargo, surgen problemas puesto que dichos documentos no son compatibles, por las consideraciones técnicas que poseen.
“Con la actual normativa es posible generar problemas en la supervisión, ya que algunos puntos de la AASHTO actual no coinciden con el Manual de Diseño de Puentes del MTC; esto genera dudas frente al proyectista puesto que no se tiene claro, cuál criterio prevalece. Un ejemplo lo tenemos en la consideración de la acción del viento, la cual no está muy bien recogida en dicho manual; es por ello que tienes que irte al Reglamento Nacional de Edificaciones, hacer un mix junto con la AASHTO y al final se debe llegar a un acuerdo con el supervisor sobre la acción a considerar, puesto que el viento en puentes pequeños no es importante, pero en puentes grandes, puentes colgantes y puentes en grandes valles, es de suma importancia”, comenta el ingeniero Alonso.

Asimismo, otros aspectos técnicos que actualmente no se están considerando adecuadamente son las combinaciones y los coeficientes de seguridad; es decir la actualización de la acción sísmica y la consideración de la misma en el empuje del terreno. Estos aspectos técnicos han presentado variaciones a lo largo de estos más de 20 años en que la norma fue publicada y por ello requieren de un cambio sustancial en la norma vigente. Sin embargo, si bien es cierto el actual Manual de Diseño de Puentes ofrece una serie de pautas para la construcción de este tipo de estructuras, éstas recomendaciones y lineamientos no son absolutos, puesto que de ser el caso y mostrando las consideraciones necesarias es posible realizar modificaciones a la norma.

El Ing. Alonso, de Arenas & Asociados, menciona que si bien dicho manual brinda algunas pautas de lo que se debe hacer, queda a criterio del proyectista si estas son las más adecuadas para la zona en la cual se efectúe la obra. “El proyectista puede efectuar acciones diferentes al manual, siempre y cuando los especifique, puesto que la norma no es rígida, te dan unas pautas pero puedes complementarlo. Por ejemplo, en puentes ligeros, bajo la interpretación de la norma, es necesario un post tensado; sin embargo, en el Puente Chilina, en Arequipa, se hizo la comprobación con modelo de elementos finitos y por el armado que tiene dicho puente no necesitó de este procedimiento; se mencionó eso y la obra se realizó sin ningún problema”, precisa.

Buena supervisión y necesidad de un ‘CHECKING LIST’

Otro aspecto importante, a fin de garantizará una adecuada aplicación de la norma y permitir un resultado óptimo en la construcción del puente es la supervisión del proyecto. Sobre este punto, el Ing. César Aranis, menciona que es de suma importancia que el MTC instaure la creación de un ‘Checking List’ o lista de requerimientos de diseño, documento de caracteres obligatorio, el cual buscará mejorar la presentación de los proyectos de puentes a nivel nacional. “Todo puente debería ser diseñado con la norma AASHTO vigente y adicionalmente debería presentar una lista de requerimientos de diseño, de tal forma que en el expediente técnico figuren de forma detallada, los requerimientos que están incluidos en el proyecto de dicho puente. Debería haber una guía formal y obligatoria para el diseño de puentes”, menciona el especialista.
Por su parte, el ingeniero Luis Fernandez, especialista de Técnicas Metálicas Ingenieros, también recomienda que
el MTC, los gobiernos regionales y los municipios a nivel nacional, deberían establecer la exigencia perentoria de una lista de requerimientos, con la obligatoriedad de incluir, en los expedientes técnicos de puentes, todos los aspectos de diseño que exige la norma AASHTO-LRFD. “Un aspecto importante para garantizar el éxito de este tipo de obras será exigir la presentación de expedientes técnicos con este ‘checking list’”, comenta.

Innovación en diseño de puentes concesionado
Para el diseño de los puentes concesionados actualmente se viene utilizando la normativa AASHTO del 2012 y tomando como referencia al Manual de Diseño de Puentes, solo en algunos aspectos, para evitar complicaciones legales posteriores. El Ing. Alonso, de Arenas & Asociados, comenta que para el diseño de estas estructuras, aún se usa dicho manual ya que si no fuera así y hubiera algún incidente, se podría aducir que no se cumplió con la ley, por ello se hace necesario recurrir a dicho manual para ciertos aspectos del proyecto. ”Lo que se hace en algunos casos es utilizar la normativa, hacer los cálculos respectivos y considerar lo estipulado en el Manual, puesto que si hay algún tema legal posterior, podrían aducir que no se cumplió la normativa vigente”, comenta.
Por otro lado, en la parte del expediente, todos los puentes concesionados están obligados a pasar por una supervisión; ésta supervisión es realizada por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones – MTC, entidad que revisar el expediente, realiza las observaciones necesarias, se vuelve a enviar para solucionar las observaciones, se vuelve a presentar y cuando se aprueba todo, posteriormente pasa al proceso de licitación de la obra. Sin lugar a dudas, para garantizar una adecuada supervisión del diseño de la obra, será realmente importante manejar un solo tipo de normativa, la cual englobe todos los aspectos y no generen dudas de la acción que se haya de tomar, puesto que la calidad de la obra depende del rendimiento del equipo de proyectistas y el contratista que lo ejecute.
Por su parte, Eduardo Hennings Marianyi, ingeniero senior del área de puentes del Norwegian Public Roads Administration comenta que la supervisión del diseño de puentes es vital para conseguir estructuras seguras y económicas. “La supervisión debe entenderse como una colaboración, un trabajo conjunto que va desde la concepción hasta el control del diseño mismo; éste debe incluir tanto secciones críticas como los detalles más importantes. Está claro que la supervisión de la construcción es vital para un buen resultado”, comenta.

Sector privado, ejecutor clave
El sector privado, encargado de la construcción de este tipos de estructuras hoy en día es consciente de la importancia de la implementación de la normativa vigente; es por ello que aplican en sus proyectos, estándares de calidad elevados y elaboran sus diseños bajo la normativa AASHTO del 2012 esto debido a los grandes cambio que se han dado en dicho documento de este año. Sobre este punto, el Ing. Alonso, de Arenas & Asociados, menciona que los contratistas del sector privado, ya son conscientes de la importancia de esta normativa vigente, puesto que conocen los resultados de un óptimo diseño de estructuras. “El sector privado está buscando compensar las falencias que se presentan en el sector público, a través de concesiones o iniciativas privadas, puesto que cuando mejor está diseñada y construida, un puente requiere de un menos coste de mantenimiento”, comenta el ingeniero de Arenas & Asociados quien además comenta que hoy se viene aplicando, de manera satisfactoria, un modelo en el cual se permitirá acortar los tiempos de licitaciones y garantizar un adecuado control del diseño.

“El modelo expediente y obra, permitirá agilizar los tiempos y tener un óptimo resultado, evitando que se creen
contradicciones entre el concesionario y el contratista, durante el desarrollo del expediente de la obra. En el caso del puente Chilina, esto se dio de la mejor forma posible y se lograron cumplir los plazos establecidos. Hemos visto que ya salió el primer paquete de puentes del Norte de Sullana en Piura, nos parece un avance este tipo de iniciativas del estado”. Aunque este modelo ‘expediente y obra’ es una excelente idea, aún faltan algunos detalles por mejorar y su aplicación se está dilatando, puesto que se proyectó aplicar a finales del año 2014 y recién a mediados de junio de este año, se adjudicó el primer paquete de diez puentes, los cuales no superan los 50 metros de longitud. Con todo este panorama, podemos decir que si bien es cierto el sector privado está contribuyendo al país, implementando
estándares de calidad en sus proyectos y diseños; empresas como Odebrecht, OHL, Grupo Graña y Montero, CESEL Ingenieros, Cosapi, ICCGSA, entre otros, compiten en mercados internacionales y cumplen con las normativas vigentes y los parámetros internacionales; sin embargo aún hay una tarea pendiente por parte del estado, en fortalecer la supervisión de las obras en los gobiernos regionales y municipales, así como actualizar el Manual de Diseño de Puentes aún vigente. Es así que el marco normativo vigente debería estar actualizado y se debería hacer un esfuerzo, de la mano del colegio de ingenieros y de la sociedad civil a fin de crear una comisión para actualizar el manual, con objetivos y fechas para cumplir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *